Sitio Archivos Inteligencia emocional

Don de la inteligencia


Ningún don
Según Ribeiro, nadie nace inteligente, pero sí con el potencial para lograrlo: “La inteligencia no es un don ni un privilegio, sino que se aprende “. A su entender, existen tres mitos en relación a la inteligencia. El primero postula que la inteligencia no varía, es siempre la
za con tener una adecuada alimentación para estar sanos física y mentalmente. Por último, que tenemos la edad que figura en nuestro documento. Con respecto a la inmutabilidad de la inteligencia, Ribeiro afirma que si bien la inteligencia tiene un componente genético, es sabido que son pocos, casi inexistentes, las personas que llegan a desarrollar totalmente su potencial cerebral. En ese sentido, el entorno cultural en que crece cada ser humano es decisivo en el desarrollo de las habilidades relativas al aprendizaje y el conocimiento.
En lo referido a la alimentación, el médico brasileño afirma que ése es un concepto caduco, dado que el nivel de contaminación ambiental a nivel mundial y el proceso de industrialización han disminuido casi por completo los componentes nutricionales. Por último, cada vez somos más conscientes de que no siempre la edad cronológica y la biológica marchan parejas. Nada tienen que ver las cirugías estéticas que logran que las madres parezcan más jóvenes que sus hijas, sino que hoy en día el envejecimiento está más relacionado con el estado del organismo antes que con el documento de identidad. Al respecto, Ribeiro asegura que en la medida en que uno consigue un mejor funcionamiento del cerebro, también mejora el estado de todo el cuerpo. Para ello es fundamental ponerlo a andar, hasta el último día de nuestras vidas. Pongamos un ejemplo de la vida real. A veces vemos profesionales de más de 70 años, con una lucidez y una vitalidad que más de un treintañero envidiaría. ¿En qué se diferencia de otra persona, inclusive menor, que hace tiempo está jubilado y se dedica a ver pasar la vida? En que dejó de usar la mente como lo hacía. La expresión “gimnasia mental” es bastante clara. Si uno deja de hacer gimnasia, el cuerpo se deteriora y, además, empiezan a dolor todos y cada uno de los huesos, músculos, articulaciones, tendones… Con la cabeza pasa igual. Si no se la usa, se oxida. El doctor Ribeiro asegura que el cerebro tiene participación activa, directa e indirectamente, en cada célula, tejido y órgano del cuerpo. Las neuronas son capaces de regenerarse permanentemente, hasta el último minuto de vida. Las reservas neuronales son tan inmensas que aunque perdiéramos de a miles, aún sería un porcentaje mínimo en comparación por la cantidad de que disponemos. Entonces, ¿por qué no las usamos un poco más?

Etiquetas: ,

¿Que es la inteligencia?


Durante siglos se creyó que la inteligencia era una sola y consistía básicamente en saber mucho, recordar aún más y ser un genio de las ciencias y las matemáticas. Con el tiempo se vio que había fenómenos como el ajedrecista Bobby Fischer, con un coeficiente similar al de Einstein, un auténtico genio en su actividad profesional, pero incapaz de llevar una vida medianamente feliz. Por otro lado, todos conocemos el caso de alguien que de la nada ha logrado triunfar en la vida, tanto a nivel personal como económico, o aquellas personas que están lejos de ser brillantes pero que se han destacado en lo que han emprendido. Algo no cerraba. La duda estaba planteada y pronto empezaron a llegar las respuestas. A decir verdad, el debate sigue abierto y dando novedades en forma periódica. Ya hace tiempo que se sabe que hay distintas formas de ser “inteligente”. Hay quienes son geniales matemáticos, otros que tienen especial habilidad para relacionarse e interactuar y algunos se destacan gracias a su practicidad, su capacidad de organización o por su poder de convicción. Lo que sí se puede afirmar hoy en día es que hay diferentes maneras de ser inteligente, o mejor, de actuar con inteligencia. Luego vino el boom de la inteligencia emocional, que empezó -Ti-rarai-pista» wrraevai> a seguir.”Básicamente, esta teoría postulaba que de nada sirve tener un coeficiente intelectual superlativo si uno es dominado por las emociones. En cambio, si una persona con un coeficiente intelectual medio es capaz de controlar sus estados de ánimo, tiene más chances de ser feliz y de destacarse en su profesión, inclusive mucho más que el “genio”. Ahora, la ciencia ha ido un poco más allá, más exactamente de la mano del doctor Lair Ribeiro, autor del libro Inteligencia aplicada (Planeta). Este médico brasileño, radicado en Estados Unidos, afirma que la inteligencia no es innata, sino que se aprende. Que sólo es cuestión de practicar, de hacer trabajar un poco más el cerebro. Claro, alguno podría retrucarle que hay personas que nacen con discapacidades mentales irreversibles. Pero también es cierto que cuando los cuadros son leves, como sucede con mucha gente con síndrome de Down, la estimulación temprana, permanente y específica logra resultados prodigiosos. Más de uno ha podido escolarizarse satisfactoriamente y no son pocos los que hasta trabajan en tareas comerciales o administrativas, obviamente sencillas, pero remuneradas. Entonces… algo de eso debe haber.

Etiquetas: , ,

Inteligencia


Hace tiempo que se sabe que la inteligencia no se da del mismo modo en todas las personas. Una de las primeras voces de alerta la dieron
quienes hablaron de inteligencia emocional. Ahora hay quienes sostienen además que inteligente no se nace: se hace.

Etiquetas: , ,