TONIFICAR Archive

Cutis fresco y nítido


Es conveniente saber que, en época de calor, o después de la permanencia en locales cerrados, con un ambiente excesivamente denso, puede recurrirse a una rápida tonificación con spray, a fin de refrescar una piel sudorosa y congestionada. Con un poco de práctica obtendremos excelentes resultados. El éxito estriba en imprimir rapidez a la operación y calcular la distancia y presión, al objeto de evitar que un exceso de líquido forme goterones sobre el rostro, lo que haría correr el maquillaje. Pero cuando dominemos esta técnica (por otra parte muy sencilla), podremos emplearla incluso cuando vayamos minuciosamente “decoradas”.
En muchos casos es también aconsejable el empleo del tónico después de la aplicación de la crema de tratamiento (sobre la cual hablaremos más adelante). Para ello se procede a un suave golpeteo con un algodón embebido-en la loción adecuada. La operación, que se realiza a los 25 o 30 minutos de la aplicación de la crema, tiene por objeto retirar el remanente de la misma que no haya sido absorbida por la epidermis, estimular todas sus funciones vitales, y dejar el cutis fresco, nítido y libre de impedimentos que podrían dificultar su perfecta respiración.
Y tras esto, ¿nos hemos convencido ya de cuan “desaprovechado” estaba el tónico facial, precisamente por falta de información?

Etiquetas: , , , ,

Uso del tónico


Para ello, humedeceremos con el tónico un cuadradito de algodón, y lo pasaremos por el rostro y el cuello, siempre en sentido ascendente y hacia fuera. Nunca aplicaremos tónico en los labios. En cuanto al área que rodea los ojos, solamente se tonificará cuando la loción carezca por completo de alcohol y cualquier elemento astringente. Esta operación la dividiremos en dos tiempos. Primero actuaremos en las direcciones indicadas, con movimientos de suave arrastre, a fin de desalojar de la profundidad de los poros la porción de producto limpiador que hubiera podido quedar depositado en ellos. El segundo “pase” será a base de ligeras pero firmes presiones, que contribuirán a la acción estimulante del tónico. Salvo en casos de “verdadera prisa”, es preferible dejar que el producto se seque por sí solo.
Como hemos visto, el tónico es imprescindible para la consecución de una eficaz limpieza facial. Pero no se limita aquí su labor. Nos atrevemos a decir, sin miedo a exagerar, que es uno de los productos cosméticos que más campo de aplicación puede ofrecer. Cuando comentemos los principales tratamientos profesionales que se realizan en los institutos de belleza, podremos advertir que también se usa el tónico durante la realización de los mismos.

Etiquetas: , , , ,

Tonificar Cutis sensible y Cutis graso


Recurriremos, pues, a los tónicos de formulación más simple y ligera.
Cutis seco por falta de grasa: es aconsejable un tónico débilmente alcohólico, de acción emoliente y suavemente estimulante.
Cutis seco por falta de humedad: el tónico indicado para este caso debe poseer, además de las propiedades antes descritas, efectos descongestivos y sedantes, a fin de paliar la propensión a irritaciones que presentan con frecuencia esta clase de pieles.
Cutis extraseco: recordemos de nuevo que los cutis extrasecos reúnen las determinantes de los secos por falta de grasa y los secos por falta de humedad. Es por ello que precisan de un tónico adecuadamente formulado para paliar ambas carencias, con aportación, además, de sustancias estimulantes y reafirmantes.
Cutis sensible: necesita una loción muy suave, calmante, con un mínimo de alcohol o total ausencia de él.
Cutis graso: la labor del tónico en esta clase de piel es muy importante. Aquí sí que es preciso un astringente, debido a que su porcentaje alcohólico puede ser más elevado. Sin embargo hay que evitar la exageración. Un astringente demasiado fuerte resulta siempre contraproducente, ya que deshidrata, puede entorpecer la adecuada respiración cutánea, y, por irritación, incrementar la secreción de las glándulas sebáceas. El tónico adecuado para las pieles grasas ha de ser razonablemente alcohólico, ácido y antiséptico, pero sin desestimar nunca la presencia de sustancias suavizantes y equilibrantes.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Tónicos para la correcta limpieza de la piel


correcta limpieza de la piel

correcta limpieza de la piel

El tónico, al que también podemos llamar loción, ha de emplearse siempre después de haber utilizado una leche, una crema o un jabón desmaquillante, tanto por la mañana como por la noche. Esta necesidad se comprende bien si tenemos presentes las funciones comunes de que hablábamos hace poco. Pero para dejar suficientemente aclarado el porqué de esta labor complementaria a la correcta limpieza de la piel, indicaremos que todos los tónicos tienen un pH ligeramente ácido. Este puntito de acidez se encarga de devolver el equilibrio al manto emulsionado de la piel que, bajo la acción detergente del producto limpiador, puede quedar en ocasiones algo descompensado, e indefenso por lo tanto ante la invasión de las bacterias y parásitos que pululan por el medio ambiente.
Para una mejor orientación, vamos a citar las características más destacadas que deben poseer los tónicos, en función al tipo de piel al que van destinados.
Cutis normal: esta clase de piel precisa de un tónico que reúna tan solo los requisitos comunes a todos ellos. No le hace falta más.

Etiquetas: , , ,

Tonificando la piel


Estas funciones son comunes en todos ellos, ya que no presentan contraindicación ninguna. Paralelamente, y de acuerdo con sus componentes adicionales, pueden ser antisépticos, astringentes, refrescantes, descongestivos, reafirmantes, y una larga serie de “etcéteras” según el tipo de cutis para el que han sido formulados.
En los balbuceos de la cosmética al tónico se le identificaba (o se le confundía) con el astringente. Esta confusión no dejaba de ser lógica, porque realmente la mayoría de ellos poseían este efecto como característica dominante. Las formulaciones básicas de los antiguos tónicos ofrecían pocas variaciones. De hecho sus diferentes modalidades venían determinadas por las proporciones en que se utilizaban sus elementos fundamentales, generalmente los mismos: alcohol, agua destilada, glicerina, y alguna que otra sustancia aromática. Es natural que, ante preparaciones tan rudimentarias, muchas pieles reaccionaran desfavorablemente, y tanto más cuanto mayor fuera su sensibilidad.
Afortunadamente, todo esto está ya superado. La química cosmética es una ciencia en constante renovación, que estudia las posibles reacciones, tolerancia y efectos secundarios de todos los componentes de los preparados que se emplean en el embellecimiento y conservación del cutis. La formulación de los tónicos puede contarse entre los grandes aciertos en que tales estudios han fructificado y se puede afirmar, sin temor a pecar de exagerado optimismo que, sabiendo elegir, existe el tónico adecuado para las necesidades de cada piel.

Etiquetas: , , , , , ,

TONIFICAR LA PIEL


Actualmente las propiedades de los cosméticos van siendo cada vez más y mejor conocidas. A pesar de ello, la misión de los tónicos faciales es, probablemente, una de las pocas cuestiones que todavía permanecen envueltas en una nebulosa más o menos densa.
A raíz del tema acude a nuestra memoria una conversación que no hace mucho tiempo tuvimos ocasión de escuchar en una perfumería:
Junto a nosotros una cliente acababa de adquirir un tarro de crema limpiadora perfectamente adecuada para su tipo de piel, extremadamente sensible. ínter nos pensamos: “Esta persona va muy bien orientada”. Pero nuestra conclusión se derrumbó a los pocos instantes, aplastada por el diálogo que siguió:
—¿La señora tiene ya tónico? —preguntó la dependienta.
—¿Tónico?… ¡pero, señorita!, ¿no se da usted cuenta de que tengo el cutis sensible? —replicó la cliente con una cierta indignación ante la “ignorancia” de la empleada.
Siguieron unas amables y bien documentadas aclaraciones por parte de la vendedora sobre la necesidad de tónico que tienen todas las pieles, si se sabe aplicar el que conviene a cada caso particular. Al final la cuestión se resolvió satisfactoriamente y la señora salió del comercio con el tónico apropiado para su frágil piel.
Pero es evidente que la nebulosa persiste. En realidad todas las clases de cutis precisan de la acción cotidiana de un buen tónico, una vez retirado de cara y cuello todo vestigio del producto limpiador.
Desde luego no todos los tónicos poseen idénticas propiedades y, en consecuencia, resulta de capital importancia su cuidadosa elección, para la cual deben tenerse presentes las peculiaridades de la piel a la que van destinados.
Los tónicos —y de ahí su nombre genérico— tienen la misión fundamental de restablecer el tono normal de tensión, vigor y elasticidad del tejido epidérmico, estimular suavemente la circulación periférica, contraer los poros y completar la labor limpiadora del desmaquillante que hemos empleado.

Etiquetas: , , , ,