pH DE LA PIEL Archive

EL pH DE LA PIEL


Teniendo en cuenta que este libro no es, ni pretende ser, un tratado de dermatología, más que del pH de la piel, nos interesa hacernos una idea sobre el que existe en el manto emulsionado de la misma. Pero vayamos por partes: ¿qué es en realidad el pH? Regresemos de nuevo a nuestros años escolares y hagamos otro poquito de memoria sobre lo estudiado entonces. Consultando una enciclopedia encontraremos que el símbolo pH es la abreviación de potencial hidrógeno, es decir, el coeficiente que determina el grado de acidez de una solución. Para determinar esta graduación, se ha establecido una escala convencional que va del 0 al 14, y se subdivide de la siguiente forma: los valores comprendidos entre el 0 y el 6 indican acidez, el 7 significa neutralidad, mientras que las cifras integradas entre el 8 y el 14 denotan una reacción alcalina.
La secreción de las glándulas sebáceas es de reacción alcalina, mientras que la de las sudoríparas ecrinas es acida. Teniendo esto en cuenta, y dado que es mayor el número de éstas (las más pequeñas y numerosas de la superficie corporal), llegaremos a la conclusión lógica de que, si ambas segregan al ritmo adecuado, la piel se hallará protegida por un manto ligeramente ácido (manto emulsionado), cuyo pH puede oscilar entre 4,50 y 6, habida cuenta de que existen además factores complementarios —raza, sexo, edad— que condicionan el mismo. Esta acidez obra como defensa antibacteriana. De ahí que las pieles grasas, siempre más alcalinas que las secas (¿deducimos el porqué?), sean las más afectadas por agresiones de tipo infeccioso, que se traducen en los odiados granitos de acné.

Etiquetas: , , , ,