Obesidad Archive

Causas obesidad


Calorías
Al hablar de la obesidad ya hemos adelantado algo respecto de las calorías. Digamos ahora que cada alimento tiene un valor calórico propio. Así, por ejemplo, la mantequilla suele dar 8,60 calorías por gramo; el maíz, 3,70; el pan blanco, 2,74; el queso, 2,4; el huevo, 1,6; las patatas, 1; la leche, 0,70; la naranja, 0,33 y la lechuga, 0,20. Como es natural, estas cifras son solamente aproximadas, ya que el valor en calorías de cada alimento depende de su estado de frescura, de su procedencia, de su clase o raza, de la alimentación que ha recibido (caso de las carnes y leches), etcétera.
Podemos definir un alimento como todo aquello que, absorbido por el organismo, es capaz de: a) proveer al cuerpo de materiales que den energía (calor, trabajo); b) capacitarle para crecer o reparar su desgaste, y c) proveerle de sustancias reguladoras de las funciones energética y reparadora (vitaminas, minerales).
Hay muchas clases de alimentos. Sin embargo se les puede agrupar en tres grupos básicos:
a) productores de energía, que son, fundamentalmente, las grasas y los azúcares.
b) reparadores y de crecimiento, especialmente las proteínas.
c) minerales y vitaminas.
El ama de casa debe conocer que al primer grupo pertenecen la manteca, la mantequilla, los aceites, etc., como grasas; y los cereales (pan, arroz, etc.), la patata, el azúcar, etc., como azúcares. Las proteínas se hallan principalmente en las carnes, los pescados y los huevos. Los alimentos que aportan de modo primordial vitaminas y minerales, son las frutas, las verduras y el agua.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Sobrepeso


Localización de la obesidad
Muchas personas se quejan de que su obesidad se manifiesta preferentemente por acumulaciones de grasa en determinados lugares de su cuerpo. Esto ha dado pie a clasificar la obesidad en diversos tipos, especialmente en dos: el tipo “androide” sería aquel en el que la grasa se acumula preferentemente en el tronco (cuello y parte superior del dorso, abdomen), y el tipo “ginoide” aquel en el que la grasa se asienta con preferencia en muslos y caderas, nalgas, etcétera.
En realidad existen numerosos tipos intermedios y la obesidad depende, en gran parte, del tipo constitucional de cada persona. Así, los asténicos que engordan suelen acumular grasa en el abdomen, mientras que los pícnicos la acostumbran a repartir por todo el tronco.
En muchos casos las acumulaciones de grasa en determinados lugares son, como más arriba hemos dicho, acumulaciones de adiposis. En otros casos hay que discriminar si se trata de hinchazón debida a la grasa o bien a otras materias, como agua (caso de las insuficiencias venosas, que dan lugar a la hinchazón de piernas y tobillos) o aire (caso del abdomen distendido por gases, en los tan corrientes meteorismos por aerofagia).
Todas estas circunstancias tienen que ser consideradas por especialistas competentes, a fin de tratar cada caso de manera apropiada.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Adecuada dieta alimenticia


Una adecuada dieta alimenticia, la práctica del deporte y la realización de ejercicios gimnásticos permiten combatir con éxito la obesidad.
Siguiendo estas pautas es difícil, por lo general, hallarse con grandes diferencias respecto del peso ideal para cada edad, sexo y talla. Si se tiende a engordar o, por el contrario, a adelgazar, es mejor consultar con un especialista en la materia. Como es natural, las cifras se han dado de acuerdo con un clima medio, un trabajo normal y una salud normal. Si el trabajo que se realiza es muy fuerte, hay que incrementar el número de calorías. Si el frío es intenso, también aumenta la necesidad de aporte calórico y, por el contrario, hay que disminuirlo en caso de calor intenso. La enfermedad requiere dietas especiales que han de ser dictadas por el médico.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Tratamiento obesidad


Exponemos a continuación las necesidades calóricas del hombre en diversas situaciones, teniendo en cuenta edad y sexo:

Estas cifras están tomadas del Food and Nutrition Board del Reino Unido.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La obesidad


No siempre es verdad que una persona sea gorda porque coma mucho. Aun cuando muchas obesidades obedecen a un aumento del apetito producido especialmente por causas de origen psíquico, muchas veces la obesidad también se debe a que, con una ingestión alimentaria normal, la persona no gasta la energía suficiente para equilibrar la adquirida con su nutrición. Esto puede deberse bien a que su metabolismo funciona a bajo rendimiento, bien a que sus hábitos sedentarios son exagerados y no realiza apenas ejercicio, situación que se da mucho en la actualidad entre los habitantes de centros urbanos que se trasladan a sus lugares de trabajo en vehículos a motor. Pero incluso hay otros obesos que lo son aun comiendo moderadamente y realizando un ejercicio importante. En todo caso, todos ellos adquieren con su alimentación una cantidad de energía superior a la que necesitan de acuerdo con sus caracteres metabólicos.
En cualquier caso, es necesario que el planteamiento de la dieta familiar tenga en cuenta de algún modo las diferentes necesidades en calorías requeridas por los niños en edad de crecimiento, por los adultos (de acuerdo con su trabajo, que puede ser sedentario o requerir un esfuerzo físico importante) y por los ancianos. Esto significa que las amas de casa tienen que hacer un esfuerzo para aprender el valor nutritivo de cada uno de los alimentos que con mayor frecuencia usan.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Obesidad


Obesidad
La obesidad se define, estadísticamente, como un sobrepeso superior al diez por ciento en relación con el peso teórico de un individuo. Desde un punto de vista fisiopatológico, o sea, haciendo referencia a los mecanismos de producción de tal situación, la obesidad viene dada por un exceso de energía potencial ingresado en el organismo, que no queda liberado con la cantidad de energía real desarrollada en forma de trabajo. Este exceso de energía ingresada sobre energía realizada puede deberse a un exceso de alimentación, una disminución en el dispendio de energía, o a ambas cosas a la vez.
Es labor del médico decidir cuál es el origen de la obesidad de cada paciente y dictaminar las medidas terapéuticas eficaces en cada caso. Esto es importante porque se sabe que la obesidad viene unida, con mucha frecuencia, a otras enfermedades, como son la diabetes, la hipertensión, la insuficiencia cardiaca, la arteriosclerosis, la gota, la litiasis biliar, etc., de las que puede ser expresión, complicación o factor desencadenante.

Etiquetas: , , , , , ,