moda antigua Archive

Consejos de moda


¿Como se viste las argentinas?

Las argentinas captamos lo mejor de la moda extranjera y lo adaptamos a nuestra idiosincrasia. Adherimos a las faldas largas, a los pantalones ajustados, a los tonos pastel pero sin descartar a nuestros favoritos: la mini, el color rojo, y los mil y un accesorios. Como muestra, vale lo que vimos en la calle.
Cada cambio de estación implica renovar el look. En ese sentido, nos valemos de todas las novedades de la moda. Sin que se nos pueda tildar de “fashion victims” (víctimas de la moda), seguimos las tendencias de los grandes maestros del prét-á-porter. Como existe una comunicación fluida a través de los medios gráficos y televisivos, todas las habitantes de estos lares sabemos qué usar y qué descartar. Nos ayuda, además, nuestra Intuición nata y nuestro poder de “rebusque” para captar lo mejor de “lo europeo”, que es de alto refinamiento, y lo más canchero de “lo americano”, que es el “casual” más logrado. De todos modos, no contemplamos pasivamente las pautas que vienen del exterior. Por el contrario: captamos lo que está en alza y lo adaptamos a nuestra propia idiosincrasia. Por ejemplo en el largo de las faldas. En el mundo entero se están alargando las polleras, mientras que las argentinas aceptamos el largo total, sobre todo en los vestidos de línea lánguida, pero sin abandonar la mlnifalda, que es casi un símbolo nacional. Seguramente tendrá que correr mucha agua para que desistamos de mostrar las rodillas. Los colores son otra característica que marca nuestra personalidad. Estamos al tanto de que para esta primavera-verano los tonos pastel se usan a rabiar. Nosotras los incorporamos al vestuario, pero sin abandonar nuestros tonos preferidos, como el marfil y el colorado.
También conocemos el protagonismo de los accesorios. Y en ese sentido somos una especie de magas, capaces de echar mano a una pañoleta, un cinturón estilo Chanel y dos largos collares de perlas, y cambiarle completamente el estilo a un equipo.
Ingeniosas. Esa es otra de nuestras características. La mayoría de nosotras trabaja fuera de la casa, o estudia, y necesita organizar su vestuario. Así que tenemos clarísimo que con un blazer clásico, una camisa, una pollera a media pierna, un fuseau y algún modelo de moda como el palazzo-pijama, tenemos armado un guardarropa básico. Las mujeres de toda Sudamérica tenemos un aire cosmopolita, pero nos negamos a lo más audaz. De ahí que elegimos una lencería de gran calidad para apoyar las prendas con géneros livianos -las vedettes de las colecciones europeas presentadas durante el ’92-, como vestidos de gasa tornasolada, blusas de encaje, musculosas de seda o tops de organza.
Pero, básicamente, las argentinas somos muy cuidadosas de nuestro aspecto. Mas allá de las posibilidades económicas, tratamos de estar siempre bien arregladas. Por eso somos reconocidas en el mundo entero como un prototipo de la elegancia.

Etiquetas:

El estilo gótico


El estilo gótico (1200-1480)
ALEJAMIENTO DE LAS CONCEPCIONES ESTÉTICAS DE LA ANTIGÜEDAD SU NACIMIENTO EN FRANCIA.
El gótico es un arte místico por excelencia. Sustituye al románico hacia el 1200, alejándose crecientemente de las concepciones estéticas de la Antigüedad. Nacido en Francia, su fundamento arquitectónico es el arco de ojiva, elemento musulmán recalado en Occidente a través del caudal de las cruzadas.
Entre las aportaciones de la Edad Media al arte de la confección se destacan un mayor acoplamiento del traje a las medidas del cuerpo humano y la creciente diferenciación de los vestidos según el sexo. Danza de pastores, según un grabado del Libro de Horas de Charles d’Orleans.

Etiquetas: , , ,

El arte de bordar en la edad media


El arte de bordar era casi privativo de los conventos de monjas, destacando a gran altura los realizados en Flandes. El emperador Otón III tenía un manto con escenas del Apocalipsis bordadas por religiosas. Y la catedral de Bamberg guarda los trajes recamados en oro de Enrique II el Cojo. En el siglo xm se practicaba en Italia el estampado por medio de láminas vaciadas en madera.
En resumen: si queremos trazar unos rasgos sobresalientes del indumento medieval entre el 900 y el 1200, tenemos:
1.° — El traje de santos y personajes bíblicos, enlazado con la tradición bizantina.
2.° — El traje laico, herencia de Grecia y Roma, y más tarde de los pueblos bárbaros, acoplado a las medidas normales del cuerpo humano.
3. — Los calzones germánicos, que establecen una diferenciación de los sexos.

Etiquetas: , , ,

Tejidos y bordados


LOS TEJIDOS Y LOS BORDADOS.
Las telas en el Románico fueron “unisex”, apreciándose especialmente los linos alemanes y los algodones de los moros instalados en España, que llegaban a tierras germanas desde Barcelona. Los paños buenos se tejían con lana de carnero, gozando de gran predicamento los holandeses y, sobre todo, los ingleses. Sin embargo el tejido que arrebataba los gustos exquisitos con mayor adhesión y entusiasmo era la seda misteriosa, importada de Oriente. Después del 550 se introdujo en el imperio bizantino el cultivo de la morera y del gusano de seda, montándose en Grecia factorías que rivalizaban con las de Persia. Los sarracenos llevaron tejidos de seda a Sicilia y los moros los fabricaron en España. También Venecia pasó de intermediaria a tejedora, montando industrias que ya en 1250 produjeron sedas de notable calidad.
El traje cosido y cerrado evolucionó considerablemente a fines de la Alta Edad Media, ai compás del auge de la vida urbana. El traje femenino constaba de las mismas prendas que el masculino, con la diferencia de que el vestido femenino era talar.

Etiquetas: , , ,

Trajes romanos antiguos


LA CONFECCIÓN DE LOS TRAJES ROMANOS ANTIGUOS.
Hasta las primeras décadas del siglo xii las mujeres tejían en sus casas o en el cenobio el lino y la lana, a la par que confeccionaban los vestidos de ambos sexos. Fue en los conventos donde iniciaron el abandono del oficio. Y en Alemania se determinarían por primera vez los cometidos diferentes del sastre y del tejedor. La ordenanza gremial más antigua a este respecto se dio en tiempos de Enrique el León, duque de Sajonia, en 1152.
El oficio sartoria! progresó tan felizmente que en el siglo xm se llegó a las especializaciones de sastres de mantos, trajes y remendones. Más tarde se ordenó una división entre “cortadores” y “costureros”. Por supuesto que en el oficio de la costura, que fue considerado de categoría inferior al del corte, participaron nuevamente las mujeres.

Etiquetas: , , ,

Vestido persa


El “brial”, contemporáneo de la primera Cruzada 1095, tenía su antecedente en la túnica persa. Y se perfilaba como una especie de “jubón” ceñido al cuerpo y abrochado por la espalda o los costados, con mangas más o menos anchas y largas, y faldón fruncido a la cintura con aberturas laterales. Solía llevarse el brial sobre una túnica ajustada al cuerpo y a las muñecas, y lo mismo servía para hombres que para mujeres, complicándose en el caso femenino a partir del siglo xn.
Otros indumentos de aquella época susceptibles de cita fueron las “pellizas”, o abrigos cortos de piel, y los mantos abrochados sobre el pecho, prendas útiles para ios días invernales.

Etiquetas: , , ,

Historia sobre la moda


Historia sobre la moda.
No fueron únicamente las nuevas combinaciones de colores las posibles influencias debidas a las cruzadas. También hay en las estadísticas prendas cuyo origen cabe anclar en el perdido Oriente. Así, la “camisa” y el “brial”.
Aunque la Antigüedad hubiera conocido la camisa, la verdad es que su empleo se había perdido casi por completo en la Roma imperial. Por conducto de las cruzadas vuelve a generalizarse el uso de esta prenda hacia el siglo xi. Se confeccionaban, por lo común, en lino y en seda. Ciertas camisas se ceñían al cuerpo por medio de unas cintas o cordones, originando así el futuro “corsé”, que había de modelar intencionadamente la silueta femenina.
Wolfram von Eschenbach cantaba: “Así como es de esbelto el cuerpo de una hormiga, así es de esbelta la mocita”. Pero lo cierto es que fueron antes los caballeros quienes se beneficiaron de la camisa acordonada y sorprendieran a Petrarca, que en misiva a su hermano citaba “los instrumentos de tortura utilizados por los hombres para oprimirse violentamente el cuerpo”. Sin embargo, en lo tocante a camisas, ninguna leyenda como la de Isabel la Católica en la toma de Granada. ¡De qué color no quedaría aquella camisa pertinaz y pegada durante siete años, sin pausa, al cuerpo de la soberana! ¿De qué color?, preguntamos nosotros, cuando sabemos que más tarde, a los caballos amarillentos, se les dio el nombre de “isabelinos” en recuerdo, precisamente, de aquella resistencia singular.

Etiquetas: , , ,

Estilo romano


El estilo romano germánico, llegando a presentarse los emperadores con calzones partidos por gala en doble matiz longitudinal, según las tonalidades del papagayo: mitad rojo, mitad verde, o mitad amarillo y mitad encarnado. A esta moda se le llamó “gaya” o de “gayadura”, como inspirada en el “papagayo”, su éxito fue tan enorme que se conservó hasta finales del gótico, tanto para hombres como para mujeres, complicándose y exagerándose de tal forma que invadió también el terreno del calzado. En realidad, la gayadura no dijo nunca su definitivo adiós, puesto que en el mundo moderno la hemos visto reaparecer constantemente en las promociones de moda.

Etiquetas: , , ,

Historia de la moda siglo xv


Historia de la moda siglo xv.
LAS COTAS Y CAPUCHONES.
Una prenda varonil, de valor defensivo y militar, fue la “cota de mallas”, auxiliada por el yelmo, provisto de nasal, y que luego derivará en la armadura del caballero. También debe citarse, por su proyección importante en el periodo siguiente, el “capuchón”, que en Roma igual había servido de vestimenta de viaje que de capa de esclavos, dando origen después a la “casulla” eclesiástica. En el Románico, la capa cerrada con capucha no es solamente ornamento sagrado, sino abrigo de pastor y peregrino. En el siglo xn aparece el “capillo” o “esclavina” corta con capuchón de punta muy aguda, caída sobre la espalda, que perduró hasta fines del siglo xv.
La cota de mallas era una armadura defensiva de cuero, guarnecida con piezas de hierro, cuyo valor militar se completaba con un yelmo provisto de nasal (superior!. El Ímpetu del caballero contrastaba con la dulzura de la dama, que en señal de sumisión al marido se cubrió la cabeza durante toda la Edad Media, dejando sólo a las vírgenes llevar los cabe los tendidos, coronados por una diadema ípágino siguiente!

Etiquetas: , , ,

Historia de la moda de la Edad Media


Historia de la moda de la Edad Media.
Bizantinos son igualmente los atavíos con que se reviste la representación de los santos en el primer periodo de la Edad Media. Sin embargo la púrpura llamativa, la pedrería y el oro de Bizancio fueron cediendo el paso al colorido preferente de la iconografía románica: colores primitivos y puros como el azul cielo, el verde prado y el rojo vivo.

Etiquetas: , , ,

Página siguiente »