Labios agrietados Archive

Labios agrietados


Si su hijo suele morderse los labios, no abandonará esa costumbre a no ser que se vea obligado a hacerlo por alguna razón. Humedezca con agua fría los labios del niño durante medio minuto y luego coloque una fina capa de vaselina líquida, sustancia que no le agradará en lo más mínimo y, seguramente, preferirá no ingerir, de modo que no le quedará más remedio que olvidarse de su antiguo hábito de morderse los labios. Repita la operación todas las veces que sea necesario hasta advertir que el labio adquiere su textura habitual.

Etiquetas: ,