Homeopatia Archive

Planta medicinal para el hambre y la fatiga


YOCÓ
(PAULLINIA YOCO SCHULTES)
Los indígenas del Amazonas utilizan las cortezas de sus tallos macerándolos en agua fría para paliar el hambre, la fatiga y diversas enfermedades. El yocó se utiliza en grandes dosis contra la malaria y diversas fiebres, para eliminar el hambre y el sueño. Tomándolo en ayunas, actúa como purgante.

Etiquetas:

JABORANDI


JABORANDI
(PILOCARPUS JABORANDI)
Los indígenas utilizan las hojas de este arbusto en el tratamiento de un gran número de enfermedades, tales como gripe, bronquitis, estados febriles, laringitis, neumonía, hidropesía, intoxicaciones y crisis renales. En 1873, el jaborandi fue llevado a Francia, donde comenzó y testado por científicos de ese país. A partir de entonces, la infusión de la hoja del jaborandi fue aplicada en oftalmología.

Etiquetas:

IPECACUANA


En la zona del Amazonas existen otras plantas que, junto al guaraná, han sido utilizadas desde tiempos inmemoriales por los aborígenes:

IPECACUANA:
(CEPHAELIS IPECACUANHA)
Se trata de un arbusto que se utiliza en el Amazonas para el tratamiento de infecciones intestinales, de la tos convulsa y de la bronquitis.

Etiquetas:

Sobre la enfermedad asmatica


El ambiente emocional
Sobre ese terreno propicio se desarrolla la enfermedad asmática en función de las particulares respuestas psico-emocio-nales con que reacciona la persona predispuesta ante las tensiones y conflictos que le plantel el medio en el que vive.
Madurar consiste, básicamente, en adquirir una individualidad independiente en constante lucha adaptativa con el entorno, primero con el fin de sobrevivir y luego con el de desplegar nuestra capacidad creativa. Desde el parto, primera y radical separación de la unidad, hasta la muerte que nos reintegra en ella, la angustia y la confianza son las dos emociones que nos acompañаn a todos en diferente proporción. La angustia y el miedo que conllevan por una parte la separación de la madre y por otra el saberse mortal provocan en lo físico opresión y contracción. Por el contrario, la confianza del sentirse unido proporсiona relajación y expansión.
Con estos elementos ya podemos entender la profundidad de donde surge la angustia que ahoga al asmático y cómo esta dificultad respiratoria aumenta la angustia y retroalimenta la enfermedad. La separación progresiva de la unidad madre-hijo y el miedo a morir son los conflictos que con más frecuencia forman parte de la psique del asmático.

Etiquetas: ,

Remedios para cada momento


Remedios para cada momento
La homeopatía no sólo ofrece tratamientos individualizados para cada paciente, sino que éstos varían en función de la fase de la enfermedad:

Normalmente el tratamiento del asma bronquial requiere varios remedios homeopáticos que se administran de forma sucesiva y en función del momento en que se encuentre el enfermo. Así podremos usar medicamentos
más adaptados a los momentos de crisis, como el Arsenicum álbum o la Ipecacuana, y otros en los períodos intercrisis que tratan terreno o facilitan las eliminaciones, como Thuja, Sulphur o Natrum sulfuricum.
El homeópata elegirá el remedio más adecuado para la unidad psicofisica del paciente, y también le orientará acerca de cómo influyen sus hábitos de vida en la evolución de la enfermedad.

Etiquetas: ,

La propuesta de la homeopatía


El Dr. Gregorio Marañón «tintaba la anécdota de una niña que sufrió una crisis asmática tras presenciar una tuerte discusión entre sus padres. Llamado a tratar la emergencia, le aplicó una inyección de agua destilada. Al cabo de unos minutos la crisis fue cediendo y la angustia se transformó en sonrisas y felicitaciones. Por el momento, todo había pasado.
Este caso ilustra la relación del ataque de asma con un desencadenante emocional y la resolución de la crisis con otra fuerte emoción provocada por el medico con su enorme jeringuilla. El tratamiento del Dr. Marañón, que se podría calificar de «psicoterapia homeopática» (curar la dolencia con algo similar y no opuesto a ella), resolvió la situación aguda pero no evitará su reaparición, ya que lo que denominamos terreno, la base psicolísica del paciente, sigue siendo la misma.

Un campo abonado
El asma bronquial es la dificultad respiratoria producida por la disminución del calibre de los bronquios, resultado de la contracción de los pequeños músculos que forman su pared v del aumento de las secreciones mucosas en el interior del árbol respiratorio. Evoluciona en crisis y tiene tendencia a c ronilic arse. es decir que no se resuelve por sí misma sin la ayuda de un tratamiento correcto.
Si comparamos la enfermedad con una planta sabemos que ésta no se desarrolla si no tiene un terreno adecuado. En el caso del asma la base del terreno tiene dada por la herencia, en la que. si rastreamos con atención, encontraremos alergias de cualquier tipo, eccemas y frecuentemente tuberculosis.
Este terreno será más propicio para la enfermedad en función del áfono que reciba. Los tratamientos supresivos de la medicina convencional pueden interrumpir las descargas de esa herencia que el cuerpo trata de realizara través de la piel o de las mucosas, en un intento de depurar las tendencias heredadas. Si el médico c arce e decisión histórica de la enfermedad y ev¡ta esas descargas con antibióticos, corticoides u otras medica ciones, inc luso «naturales», con criterio puramente local, provocará el bloqueo de las eliminaciones y, como consecuencia, una irritación o tensión celular que está en la base del fenómeno alérgico.
Otro abono excelente para el asma es la administración indiscriminada de vacunas v sueros, proteínas extrañas al organismo que manipulan el sistema inmunitario y nutren la constitución alérgica, preparándola para esa reacción desproporción,ida frente al estímulo agresor que es la crisis alérgica.
Hay otro elemento en ese compost: la insuficiencia del hígado, saturado por una alimentación incorrecta, por exceso de grasas animales, por colorantes y conservantes difíciles de eliminar. No puede nuestro filtro depurador con todo y muchas toxinas pasan a la circ ulación general provocando irritación, estrés para el resto de la población celular.
La carga hereditaria, la tensión de la supresión v la irritación por la intoxicacion son los elementos físicos que hallamos en la base del paciente asmático. Ante ese panorama no es de extrañar el gran incrementoactual de las alergias en general y del asma en particular.

Etiquetas: ,