Estilo y tendencia Archive

Moda romana antigua


El estilo románico.
LA “GALLIA BRACCATA”
El estilo románico tuvo su esplendor del 800 al 1200, tomando su nombre de la Roma clásica, aunque los bárbaros germanos contribuyeran también notablemente, por lo menos en un cincuenta por ciento, a su formación, expansión y desarrollo.
En arquitectura se apoya en las lineas horizontales, el arco de medio punto y los muros gruesos, rasgados por ventanas pequeñas, como elementos esenciales. En lo referente al vestir un nuevo principio, ya aludido, entraría en liza de primer orden: la valoración de las piernas masculinas.
El lujo y derroche de la corte del emperador bizantino Justiníano I, quien en el año 552 introdujo en Constantinopla la cría del gusano de seda, elevó a categoría de mito el empleo de las sedas orientales. En la foto, fragmento del mosaico de San Vital de Revena, que representa a Justiniano I y su corte.

Etiquetas: , , ,

Historia de la moda antigua


Historia de la moda antigua.
La funcionalidad germánica.
Mientras que el traje cesáreo se complicaba en Bizancio, los pueblos germanos, que tanto inquietaban a las fronteras romanas de Occidente, hacían gala de un traje sencillo y modesto, el cual antes obedecía a las exigencias de la comodidad que a las normas aparentes de la estética o de la vanagloria.
Si nos fiamos de Tácito, los hombres llevaban pieles abrochadas sobre los hombros, y las mujeres una vestimenta de lino sin mangas. También aquéllos usaban, según las ocasiones, túnicas de lino o de lana, parecidas a las romanas, aunque más cortas y ágiles, cubriéndose las piernas con unos “calzones”, que los historiadores consideran como hito capital en la evolución de la indumentaria. En una palabra, el vestido germánico significaba una aportación de novedad funcional y dinámica frente a los últimos indumentos de la Antigüedad, ya en estado declinante, cuyos lujos superfluos habrían de ejercer no poca fascinación en los gustos primitivos de los pueblos invasores.

Etiquetas: , , ,

Moda grecia antigua


El lujo de Bizancio.
De la austeridad “en lana” inicial se fue pasando a tipos de lujo deslumbrante a medida que Roma se enriquecía, cristalizando esta magnificencia en el imperio romano de Oriente y en su corte bizantina, donde tenían más a la mano las suntuosas sedas orientales.
San Juan Cnsóstomo habla del traje en seda, adornado con cabezas de dragón, del emperador Arcadio, mientras recomienda austeridad a los jóvenes que deseen consagrarse a Dios. Más tarde, en 968, el obispo Liutprando habría de escandalizarse del iujo y derroche de Constantinopla, donde “el soberano llevaba cabellos largos, vestiduras de grandes mangas y un tocado de mujer”. Le complacía, en cambio, el rey de los francos, “con hermosa cabellera corta y ropajes completamente distintos de los de las mujeres, comprendido el sombrero”. Pasados algunos siglos, en el xiv, el escándalo se produce en sentido contrario, por subrayar demasiado las mujeres las gracias de su sexo, como más adelante veremos.
La prenda base del indumento antiguo fue la tunica, que las patricias usaban acompañada de un gran manto que les cubría cabeza y cuerpo fragmento del Ara Pacis Augustas o altar de la paz de Augusto, del s. I a. C„ en el que vemos a Julia, hija de Augusto.

Etiquetas: , ,

La moda antigua


La moda antigua.
El Medievo hereda el traje de Roma. Un cierto “uniestilo”
La Edad Media heredó el traje de Roma y hasta bien alcanzado el siglo xiv, en que empezó la evolución de la “armadura” defensiva del caballero, el hombre medieval no se apartó básicamente del legado de la antigüedad grecolatina.
En el mundo clásico de Grecia y Roma, el atavio de ambos sexos presentaba semejanzas evidentes, apoyándose en la “túnica” o “chitón” de lana o lino como prenda base, y en sus “mantos” de acompañamiento, ya fueran el “himation” o “palio” griego, de líneas rectangulares, o la “toga” del ciudadano libre romano, de contorno semicircular, adscrita ai sexo fuerte, mientras las patricias del memorable Imperio usaban la “palla” o gran manto que les cubría cabeza y cuerpo. Existían igualmente diferencias en la manera de ceñirse la holgura de la túnica. Mientras las mujeres se la ablusaban generalmente debajo del pecho, los hombres acostumbraban a colocar el cinturón encima de las caderas o en la cintura. La túnica suelta era característica de las clases sociales más bajas, excepto en las provincias africanas, donde era costumbre prescindir del refinado cín-gulo.
La túnica larga y con mangas, de principios del siglo iv, llamada “talar”, derivó más tarde en la “sotana” y “balandrán” sacerdotales. Y la toga en la “capa” y sus múltiples variaciones.

Etiquetas: , , ,

Estilo personal


Estilo personal.
Para cultivar el estilo es aconsejable huir de la sumisión incondicional a la moda, procurando, sin embargo, un pacto inteligente con ella. Ya hemos dicho que hay mujeres que saben instintivamente lo que les conviene. A las otras, les corresponde asimilarlo, procurando educar el gusto, si ese valor de la elegancia en realidad les preocupa y creen ciertamente que una mujer, cuando va bien vestida, pisa más segura.

Etiquetas: , , ,

Estilos femeninos


Estilos femeninos.
Al declinar la vieja sociedad del ocio, quedaron en berlina las premisas que se consideraban tradicionalmente imprescindibles para el cultivo de la elegancia, cuales eran gusto, tiempo y dinero. Pero hoy vamos a una rtueva sociedad del ocio, donde el tiempo libre y el dinero han de ser justo producto del trabajo y donde la mujer de distintos sectores puede estabilizar su madurez, aliada importante de la elegancia. Es cuando la mujer llega a ese punto de serenidad y ponderación en que más que al mimetismo de una moda aspira a la graduación de un estilo propio, que refleje el fondo y forma de su fisonomía y personalidad.

Etiquetas: , , ,

Estilo y moda 2010


Estilo y moda 2010.
Las que buscan un toque extravagante bohemio: batíks, ikats y estampados tribales chocan con motivos lineales.
Para todas: infaltable el demin en el placard. Estilo casual con cueros combinados con tops de grandes proporciones, al igual que los pantalones cigarette de cintura alta que hacen juego con chaquetas voluminosas.

Etiquetas: , , ,

Estilos y moda


Estilos y moda.
Para las defensoras de la funcionalidad, sin dejar de ser clásicas: tweeds ingleses, escoceses y trajes de sastrería de hombre en tela de angora exuberante y tacto suave, blusas finas y polleras con volumen. Si pretenden algo más casual, lo podrán lograr con pantalones de trabajo y jumper, junto con los tops escoceses tradicionales que son combinados con minis.

Etiquetas: , , ,

Estilo y tendencia


Estilo y tendencia.
En esta temporada, hay subtendencias que cubren las expectativas de variados estilos de mujeres:
Para las que desean realzar su silueta: los tejidos finos, satenes suaves, sedas, terciopelos y lanas. Para el cóctel un look con corte trapecio.
Para las que quieren estar a la vanguardia y cómodas a la vez: diseños de líneas arquitectónicas donde abundan los pliegues angulares y efectos alforza. Estos contrastan con suaves formas moldeadas en crepés, franela, gabardinas, mezclas finas de lana y sintéticos.

Etiquetas: ,