El cuerpo humano y animal Archive

El cuerpo humano y el cuerpo animal


Vamos a comenzar con una pregunta que poco tiene que ver con la sección en la que usted está en este momento, y que, más bien, debería ser trasladada a nuestros colegas del área de “Vida Activa”. La pregunta es, ¿por qué somos tan poco animales?
Entiéndase bien. No nos referimos con esto a que los seres humanos no solemos actuar en base al instinto, o a comportarnos como energúmenos. No, nos referimos estrictamente al cuidado de nuestro cuerpo.
Para un animal salvaje (y para algunos domésticos también) el cuerpo es una “herramienta de trabajo “, no un objeto estético. No sabemos de ningún león que quiera tener más músculos en las patas, o de una jirafa que se preocupe porque sus hombros no tienen altura suficiente. Sin dar más vueltas, para cualquier integrante del reino animal -excepto el hombre- lo más importante corv respecto vx su cuerpo será siempre la flexibilidad.
Es esa elasticidad en cada fibra, en cada músculo, la que permitirá a un leopardo saltar cuatro metros mientras está cazando. Y es también ella la que logrará que un chimpancé -nuestro “pariente ” más cercano- pueda dar un giro de ciento ochenta grados en el aire, a veinte metros de altura. Esta condición física flexible no es sólo genética. O por lo menos no es genética sólo para ellos, los animales. Los seres humanos tenemos fibras musculares exactamente iguales a las de un simio. Lo que nos diferencia, es el entrenamiento. Basta con observar a cualquier animal cuando recién se despierta. Luego de pasar ocho horas durmiendo en la misma posición, lo primero que hará es someterse a una larga sesión de estiramiento para desentumecer uno a uno todos sus músculos.

Etiquetas: , ,