El Yoga y los discapacitados


El Yoga y los discapacitados

El Yoga y los discapacitados:
Las personas con discapacidad necesitan mucho de la estimulación constante por parte de sus familiares y de un lugar donde puedan integrarse. El Yoga es una disciplina que colabora en esta transformación, ya que permite que el individuo (sea cual sea su discapacidad) encuentre una gran apertura corporal y mental a través de la práctica de sus distintos métodos.
Particularmente, la técnica del Yoga resulta beneficiosa para las personas que padecen de discapacidad motora, Síndrome de Down, para las que son no videntes e hipoacúsicas.
QUÉ SE LOGRA CON ESTA TÉCNICA:
Cada caso es único, por eso, como regla general, en primer lugar se trabaja de manera individual con la persona, investigando sobre su patología y conociendo sus necesidades, preocupaciones y posibilidades. Además, es importante estar en contacto con los profesionales que lo atienden, para que, de esta manera se logre un seguimiento adecuado y efectivo.
Discapacidad motora: en los primeros tiempos, la asistencia es domiciliaria para que luego la integración al grupo sea exitosa. Beneficios:
a- Las técnicas de respiración ayudan a que, por ejemplo, las personas con cuadri-plejia puedan mejorar su aparato respiratorio.
b- Las prácticas de mantras los estimulan psicológica y mentalmente, de esta manera, adquieren mayor seguridad vocal.
c- Las técnicas de relajación le aportan al practicante un gran beneficio para su salud mental: se relaja y alcanza una mejor seguridad interna.
Aclaración: para cada caso (lesiones en la columna o cuello, parálisis…), se realizará una metodología y seguimiento particular.
Síndrome de Down: al principio, se realizan actividades o juegos -no necesariamente relacionados con el Yoga- y, paulatinamente, los niños comenzarán a copiar las asanas que se desarrollen.
Beneficios:
Esta técnica logra desinhibir a los niños con este problema y, además, aumenta sus potencialidades. Por otro lado, el Yoga contribuye a mejorar los problemas de concentración, respiración y coordinación.
No videntes: al comienzo, estas personas requieren de clases personalizadas para luego integrarse a las convencionales. Aunque deben ser asistidos en forma permanente, los practicantes pueden desarrollar todas las asanas sin presentar mayores dificultades.
Hipoacúsicos: estas personas no pueden oír, pero ven y, en una clase de yoga, no necesariamente se debe utilizar la palabra para indicar las posturas. Ellos pueden recitar mantras, meditar y ejercitar pranayamas y técnicas de respiración

Etiquetas:

Información estética y belleza

Toda mujer desea ser bonita, sentirse atractiva, verse hermosa. Lo que en otros tiempos era sólo un anhelo, hoy ya es posible.


Otros artículos de estética

Deja tu comentario

Escribe un comentario sobre estética y belleza. Some basic HTML is allowed for formatting.

Comentarios

Deja un comentario!