Archivos para febrero, 2012

Tecnica de la respiración holotrópica


Cuando una persona consigue conectar con su corazón actúa de forma más consciente, no se siente tan arrastrada por el torbellino de pensamientos y actos y toma con naturalidad las riendas de su propia vida, ¿Pero cómo puede alcanzarse ese estado? Una vía la ofrecen técnicas orientales va arraigadas entre nosotros, como el yoga y la meditación. Otra, disciplinas menos estáticas, como el tai-chi, el chi-kung o el aikido, que restablecen la conexión entre el cuerpo, la energía y la conciencia. Paralelamente. Occidente cuenta con psicoterapias como el psicoanálisis y la terapia gestalt, que ponen énfasis en el plano mental y emocional para abordar los conflictos cotidianos. Otros métodos se basan en acercar a las personas a experiencias profundas, como el rebirthing, la bioenergética o la hipnosis.
Entre todas esas técnicas, la respiración holotrópica es una de las herramientas más potentes para viajar al interior. Esta técnica combina respiración intensa, música evocativa y trabajo corporal para alcanzar un estado de conciencia que permite aflorar gran cantidad de material inconsciente.
Se trata de un método creado por Stanislav Grof, junto a su esposa Cristina. Grof inició su carrera psiquiátrica en Checoslovaquia partiendo de una base freudiana cuando el pensamiento psicoanalítico estaba prohibido al otro lado del Telón de Acero. Su vida sufrió un gran giro al tener acceso a experimentos personales con LSD, que por entonces era una sustancia legal y apta para investigación psiquiátrica. Fueron experiencias tan poderosas que desde entonces se centró en el estudio de los estados modificados de conciencia y sus efectos terapéuticos. La observación de
miles de sesiones de psicoterapia con psi-codélicos le llevó a elaborar una descripción de las etapas del viaje por la psique. Bien utilizado, el LSD actuaba como un amplificador del inconsciente y las personas emergían de las experiencias transformadas por lo que habían vivido.

Etiquetas: ,

El simbolismo de los desvanes


El simbolismo de los desvanes

Soñar con nuestra casa es tanto como soñar con nosotros mismos. En los sueños, el hogar representa la propia personalidad del soñante. Dentro de ella hay elementos muy significativos: las ventanas abiertas o cerradas denotan la voluntad de mirar o no, los armarios aluden a temas pendientes almacenados, la cocina es el lugar donde se fragua el alimento espiritual, mientras los sótanos, desvanes y trasteros son los espacios que se corresponden con el inconsciente.
Curiosamente es ahí a donde van a parar la mayoría de las cosas que no utilizamos y que normalmente no sabemos dónde colocar: muebles viejos, antiguos regalos, juguetes de la infancia, electrodomésticos por reparar, baúles, fotos… En resumen, objetos ligados a nuestro pasado con los que no sabemos qué hacer pero de los que no queremos desprendernos y que «encerramos» porque aún conservan un valor sentimental para nosotros.
Por eso, poner orden en el desván guarda cierta correlación con el trabajo interior, mientras que olvidarse de él puede implicar dejadez vital.Tirando de ese hilo, Karen Kingston, en su libro Libérate con el Feng-Shui afirma que el desorden en los trasteros puede hacer que nos sintamos deprimidos y desmotivados en la vida.

Empezar una nueva etapa
Tomar la decisión de abrir el trastero para poner orden y deshacernos de todo lo que ya no nos sirve (podemos venderlo, regalarlo o donarlo) significa que algo está cambiando en nosotros. De algún modo, estamos cerrando una etapa del pasado para iniciar otra.
Es como aprobar una asignatura pendiente que no habíamos podido superar. Por eso, tras hacerlo notaremos que también se aligera el equipaje de nuestro «desván interior» y que, de pronto, nos sentimos mucho mejor con nosotros mismos.

Etiquetas: ,

Decoracion de baño


Baño
Simbólicamente es el área purificadora de la intimidad. Pero, a menudo, está repleto de productos de belleza y aparatos dispuestos por todo el espacio, que dificultan la limpieza y crean confusión en un espacio que exige calma y tranquilidad. Lo ideal, por tanto, es que el baño esté decorado con sencillez y con mobiliario simple, que nos haga sentir bien, y que disponga de buena iluminación, a ser posible natural. Las flores son quizá el adorno ideal.
El hogar no es un ente inanimado y aislado, sino parte de nuestra propia identidad. Y por esa razón debe evolucionar y avanzar con nosotros. Poner orden en sus estancias y mejorarlo por dentro siendo conscientes del significado de los cambios nos ayudará a materializar nuestros anhelos.
De ese modo conseguiremos crear un entorno vivo y dinámico que nos devuelva amplificada la energía que seamos capaces de aportarle.

Etiquetas: ,

Feng shui de cocina


Cocina
Este espacio relacionado con la nutrición del cuerpo y del alma, es un área central de transformación y alquimia. En él entran enjuego todos los elementos de la naturaleza: por las variedades de color y texturas de los alimentos, el calor del vapor, el fuego, el agua, la madera… Por eso, no es necesario introducir motivos decorativos. Alimentos sanos, luz y limpieza son los elementos que deben presidir este espacio, donde
se refleja la forma en que nos nutrimos corporal y anímicamente. Para potenciar esa sensación de limpieza, conviene que las paredes sean de tonos claros.

Etiquetas: ,

Decorar nuestro dormitorio


Dormitorio
¿Nuestra habitación se ha convertido en un cajón de sastre donde tienen cabida el ordenador, la televisión, la bicicleta estática u otros objetos parecidos, funcionando en ocasiones de oficina provisional, o la reseñamos para desconectar del trabajo y encontrar en ella nuestro descanso e intimidad?
En el primer caso corremos el riesgo de llevarnos la jornada laboral, los problemas del día y lo que forma parte de nuestras relaciones con los demás a la cama, un espacio que deberíamos reservar para estar a solas con nosotros mismos y nuestra pareja y hacer un merecido paréntesis.
Lo ideal, pues, es que el dormitorio cuente exclusivamente ton la cama y los elementos indispensables: el tradicional armario, la mesita de noche (un mueble que se asocia al recogimiento interior, a la identidad de la persona) y que las superficies se mantengan limpias y despejadas para facilitar el sueño y el descanso.

Etiquetas: ,

Decorar la sala de estar y comedor


Sala de estar-Comedor
¿Cómo es el corazón de nuestra casa?, ¿Es un lugar abierto y luminoso, dedicado al ocio y las relaciones sociales con los amigos o es un espacio interior, donde dominan los tonos y muebles oscuros? El primer ambiente revela una personalidad introvertida, mientras que el segundo se asocia con lo contrario.
Asimismo, los objetos decorativos que colocamos en su interior pueden ayudarnos a reforzar sus funciones. Si queremos convertirlo es un espacio de reunión familiar, acogedor y saludable, es recomendable incluir en él plantas, flores frescas y objetos de madera y de color azul o verde. Y si lo que queremos es convertirlo en un área de trabajo productivo, podemos rodearnos de objetos valiosos, como antigüedades, cuadros, esculturas… Otro aspecto importante es la posición del sillón o sofá que, a ser posible, debe colocarse de espaldas a la pared y con vistas a la puerta de acceso. Esta posición otorga sensación de seguridad y control.

Etiquetas: ,

Como armonizar el hogar


Las habitaciones del alma
Cada habitación de una casa suele desempeñar una función diferenciada. La prioridad que se da a cada uno de esos espacios varía en función de sus habitantes y es una de las claves para averiguar su modo de vida e intereses.
Si analizamos el hogar desde ese criterio veremos qué zonas nos importan especialmente y también cuáles tenemos más descuidadas. A continuación hacemos un repaso general, sugeriendo algunas propuestas para potenciar o compensar los posibles desequilibrios que podamos detectar.

Puerta principal:
La puerta principal de la casa representa nuestra relación con la sociedad. Por ella entran las personas, las nuevas oportunidades y la energía vital que nos renueva. Por eso es muy importante procurar que conduzca a un entorno cálido y receptivo, de forma que quien entra se sienta inmediatamente acogido. Una puerta de entrada que no abra con facilidad o que encuentre impedimentos en el camino, como los percheros repletos de abrigos que se suelen colocar detrás, o los mil trastos que mucha gente almacena aprovechando el rincón, puede restringir el flujo de oportunidades y hacer que tengamos que esforzarnos más por conseguir las cosas. Igualmente, cuando la puerta principal conduce a una pared situada a menos de dos metros, es aconsejable colocar un espejo o una pintura con perspectiva que suavice este efecto de choque.

Etiquetas: ,

Cuando nuestro hogar refleja nuestro caracter


Nuestro hogar refleja nuestro carácter, conflictos y potencialidades. Por eso, si introducimos algunas mejoras en ese espacio, también podemos empezar a cambiar aspectos de nuestra personalidad.

Establecer prioridades
Claro que tomar la decisión de desprendernos de lo secundario para ir con lo imprescindible no es un trabajo sencillo, pues detrás de la acumulación de objetos suele haber un hábito y unos patrones de conducta profundamente arraigados. Hay quienes guardan las cosas «por si acaso», lo cual indicaría una falta de seguridad y de confianza en la capacidad para obtener lo que necesiten en el futuro. A otros les cuesta desprenderse de los objetos porque sienten que su propia identidad va ligada a ellos; esto ocurre sobre todo con aquellos recuerdos que dejan constancia de las experiencias que hemos ido viviendo.
También hay personas que acumulan objetos «por estatus», es decir, para hacer gala de prosperidad y mantener las apariencias. En estos casos, los objetos servirían para reforzar una baja autoestima. Otros lo hacen porque creen que siempre es mejor tener de más que de menos, una idea propia de la sociedad de consumo. Y, como sucede en tantas otras esferas de la vida, hay quienes no se desprenden de su desorden acumulado por miedo a enfrentarse a los sentimientos que puedan remover en ese proceso depurativo.
Sin embargo, eso no significa que tengamos que desprendernos de todo lo que ya no resulte útil. Muchos objetos, como los regalos de la infancia, las fotografías antiguas y algunos recuerdos personales que tienen un valor especial para nosotros son estimulantes porque reafirman nuestra identidad. Por eso, el criterio que debemos seguir a la hora de «poner orden» en el hogar no es el de la utilidad. Lo que debemos valorar es la relación que nos une a cada objeto, para ver si sintoniza con nuestras ideas y necesidades actuales.
Un paseo detenido por las habitaciones de casa, desde la puerta de entrada hasta los dormitorios, observando cómo son y qué nos aportan, nos puede servir para hacer un diagnóstico del estado en que se encuentra ese espacio y determinar hasta qué punto se ajusta a nuestras necesidades actuales.

Etiquetas: ,

El Feng Shui interior y exterior


Al entrar por primera vez en una vivienda recibimos un conjunto de impresiones que, de forma consciente o inconciente, provocan sensaciones y hacen que nos sintamos cómodos o incómodos en su interior. Si nos hicieran explicar por qué, probablemente no sabríamos dar una respuesta concreta. Tal vez la distribución del espacio o la luz, el tipo de mobiliario, los objetos decorativos que presiden el ambiente… incluso el «aire» que se respira en su interior. Todo ello forma parte de una atmósfera que refleja la personalidad de sus habitantes y, por tanto, su forma de vida. Eso explicaría por qué generalmente nos sentimos bien en la casa de las personas con las que compartimos amistad e intereses y no tanto en la de aquellos con quienes tenemos poco en común.

Desorden interno y externo
Sin embargo, es probable que nunca nos hayamos detenido a pensar por qué en nuestra casa predominan los tonos fríos sobre los cálidos, por qué abarrotamos los estantes de la cocina con paquetes y alimentos envasados y los del lavabo con productos de cosmética; o incluso por qué aún guardamos en el armario prendas de ropa que no nos ponemos hace más de diez años…
Si decidimos echar un vistazo con cierto sentido crítico y tomar conciencia de cómo es nuestra casa y su iluminacion, cuáles son las zonas dominantes, el color de las paredes, la forma y diseño de muebles y objetos y el grado de orden o desorden que reina en su interior, podemos descubrir aspectos de nosotros mismos que tal vez nos hayan pasado inadvertidos, y pueden ser útiles para conocernos mejor.
Según el feng-shui, la milenaria ciencia china para armonizar espacios, la casa y los objetos que la integran, al igual que todo lo que forma parte del mundo físico, están dotados de una energía vital propia que interacciona con la de sus habitantes a través de sus reacciones, experiencias y recuerdos. Esta energía circula por la casa sin obstáculos si existe armonía, pero cuando se produce un desequilibrio, debido la mayor parte de las veces a una acumulación de objetos inútiles, suciedad y desorden, se estanca, y este atasco se trasluce en la vida de sus dueños. Es como un pez que se muerde la cola: las personas acumulamos y arrinconamos los objetos por diversos motivos que tienen que ver con conflictos internos, y ese desorden físico nos crea, a su vez, cierto malestar psíquico, sin que muchas veces seamos conscientes de ello.
La solución para desatascar esos bloqueos energéticos es establecer cuáles son nuestras prioridades. Eso hará que nos aproximemos cada vez más a lo esencial, a utilizar la casa y las cosas para vivir y evolucionar, y también a organizaría de manera que nos permita desarrollar más y mejor nuestras potencialidades.

Etiquetas: ,

Manzanilla para la piel


MANZANILLA
Además de hidratar la piel seca, posee un efecto descongestivo al aplicarse sobre los párpados y las ojeras. También se utiliza para la piel inflamada.

Etiquetas: ,

Página siguiente »