Causas de los ataques de asma


El vínculo con la piel
Antonio tenía venticinco años cuando le comenzaron los ataques de asma. Había estado sano hasta que fue a la mili (cambio de alimentación y separación de su ambiente). Allí le salió un eccema en las manos que le hacía rascarse hasta sangrar y le supuraba. Fue tratado con pomadas y le desapareció (supresión de la manifestación extema). Al cabo de un año, y a partir de un resfriado, le quedó una obstrucción permanente de la nariz con episodios de sinusitis muy dolorosos y descarga de mucosidades muy amarillas (manifestación más interna de la enfermedad), fue tratado con antibióticos y antinflamatorios que resultaron dicaces (segunda supresión). En el momento de la consulta, va pesar de las limitaciones que le imponen los episodios cada vez más frecuentes de asma. Antonio es optimista y hace chistes sobre su estado que no llegan a tapar del todo el miedo que se trasluce detrás de su actitud. Dice que no se quiere casar, que vive muy bien con sus padres y se extiende en teorizaciones que no hacen sino poner ele manifiesto su profundo egoísmo. Le gusta la buena mesa, de la que se sirve con abundancia no hace ascos a nada y tiene preferencia por los sabores fuertes. Es muy caluroso y está peor del asma en invierno. Le explico en qué consiste el tratamiento, que tendrá que dejar de comer ciertas cosas que si la cura es eficaz volverán los problemas de senos y después reaparecera el eccema. Está dispuesto a colaborar porque ve que cada vez va a peor.
Iras tomar Sulphur en diferentes potencias en los últimos dos años. Antonio hace va tiempo que no tiene problemas respiratorios ha reaparecido el eccema, que no le molesta mucho si cuida su alimentación. Este nivel cutáneo en que se manifiesta su enlérmedad puede tardar años en desaparecer pero el recuerdo del asma refuerza su paciencia. Me cuenta que sale en serio con una cima y que quieren vivir juntos. Yo espero que sus hijos no me den mucho trabajo.
Como se puede observar en la historia de Antonio, el médico homeópata considera la enfermedad como un producto de la historia personal elel paciente, no como un hecho casual carente de significado. En este caso, lo que se debe esperar es el tratamiento curativo no es sólo la desaparición del malestar físico que impulsa a la consulta, sino el cambio madurativo de la actitud vital, que permita superar el egoísmo infantil y adquirir el estado generoso del adulto sano.

Etiquetas: ,

Información estética y belleza

Toda mujer desea ser bonita, sentirse atractiva, verse hermosa. Lo que en otros tiempos era sólo un anhelo, hoy ya es posible.


Otros artículos de estética

Deja tu comentario

Escribe un comentario sobre estética y belleza. Some basic HTML is allowed for formatting.

Comentarios

Deja un comentario!